lunes, 16 de septiembre de 2013

Cría sueños y te sacarán los ojos.



Llegados a este punto descubrí la formula de transformar corazones en filtros de cigarrillos para poder fumarme ninfomanías haciendo que los tejidos cicatrizantes ataran más fuerte que el hierro forjado en mi cama, transformando los cerebros en urnas de hormigueros y acumulando tragedias en la lista de la compra. Llegados a este punto el brouilleur seguía en mi copa de absenta, y sólo tuve que chasquear mis dedos para que todo se desvaneciera...

Algunos sueños son como hienas despedazando las pesadillas de amor, pero tu eres fiel a la piel herida, y clavarás tus uñas bien adentro del trance hasta desgarrar mis esperanzas, dulces sueños, pequeña. Cada vez que doblas la esquina el huracán te acecha desde la parada del bus, no llores o tus lágrimas acabarán en Oz.

[Anónimo] — ¿Qué es la vida?
[Sie Kikinshka] —La vida es el silencio de sexo.
[Anónimo] — Puedes hacer que se enamore de mí con hipnosis.
[Sie Kikinshka] No.
[Anónimo] — ¿Entonces cómo voy a enamorarla?
[Sie Kikinshka] —Enamorar la venganza ajena con orgullo propio es imposible... le dirás te amo y entonces ella te ignorará y es entonces cuando podrás indagar en su vida eternamente sin levantar sospechas.

 Los sueños están para incumplirlos.

18 atmósferas de amor y lluvia ligera para hacer mejor la digestión



Llevo de pestañas cada una de las astillas del timón de tu alma, cabalgando encima de tu riñón mientras me estiras de la perilla para acercarme a tu boca, calor de boquilla de revolver de gangster, te alojaste como el candirú en mi corazón. Esta noche dame anzuelos que comer, la carne está jodidamente muerta y yo esperando a ser cazado...

Tu corazón es Tokio y porcelana y tu piel es ira y Mogadiscio, llévame de viaje a la tumba de tus implacables caricias y te daré más dolor que la antimateria que reza dentro de la capilla del piercing de tu pezón izquierdo. Cuando se ama como el polvo de magnesio es difícil que te caigas del rocódromo del pensamiento, cuando se besa como la pólvora es difícil no dar el paso en falso... Marcas de huellas de mis dedos desvaneciéndose en tu cuello, gotas de sudor mía evaporándose en tu piel, que fácil es desaparecer a tu lado...