martes, 25 de octubre de 2011

Momento íntimo de sensualidad translúcida compartida por capricho de la excitación nocturna de este viernes múltiple frente a la Venus de Milo



Jesse Bubble dijo: —Sobreexponme.

El chico de las gafas en espiral respondió: —Te ataría con cuerdas de nylon a la barandilla de mis colmillos para que vieras desde allí alto mis glándulas salivares preparadas, luego te abriría lentamente en canal con esas dulces cuchillas de marfil, rasgando la ropa, te miraría y poniéndote mi sonrisa sarcástica, desvestiría a tu corazón con las esvásticas de mi pelo penetrando hasta en el más pequeño de tus poros, te mantendría congelada, al tiempo que preparo el agua hirviendo con mi cuerpo para echártela súbitamente encima de tus pechos, así al derretirse se filtraría por el interior de tus muslos hasta llegar a tus labios y seguramente en ese punto de fragor humano humedecería mi lengua bífida hasta límites insondables, inyectando con movimientos circulares en tu clítoris duro todo lo mucho que te odio.

Poco a poco al tiempo que empiezas a notarme dentro de ti, desataría las cuerdas, sin que te dieras cuenta, derritiéndolas con la cera de mis manos, entonces en ese momento te dejaría que te pusieras encima mío y desataras las venas de mi polla y con ellas me ataras fuertemente a la cama, dejándome las marcas en las costillas, ahí supongo que te dejaría hacer lo que quisieras, pero si quieres que te aconseje... me gustaría que me taparas los ojos con terciopelo azul, nada de látex, el semen queda mejor sobre terciopelo, te dejaría que dejaras caer tu saliva encima de mi boca, que me mordieras la espalda, te dejaría que arañaras mi estupidez por no haberme vengado antes de desatarte, te dejaría que me sujetaras mi mano en tu cuello mientras te lo aprieto, tu si quieres puedes pincharme los ojos con las varillas del sujetador, me desatarías una mano para que pudiera untarla en chocolate y azotarte hasta que el rojo de tu piel junto al marrón del chocolate quedaran diluidos y te dejaría que te sentaras encima de mi lengua.

Pasaría cada milímetro de mis labios por los sitios que me dejaras y acabaría mutilando tus pezones con mis pestañas, te mordería, te mordería hasta los filos de tus apuntes para que luego cada vez que los rozaras con tus dedos al estudiar te acordaras de esa noche de sangre y ascuas, te dejaría también que araras mi espalda con tus uñas y metieras la sudor condensada en ellas, besaría tus santas uñas lentamente hasta transformarlas en anclas y acabaría chupando esos anclas como si la vida se me fuera en ello, descendiendo en una anástasis por tu cuerpo mientras te beso el cuello, mis besos harían eses como los patinadores de patinaje artístico, pero esta vez sin cuchillas de por medio, sólo labios cortantes y te susurraría te amos infinitos, pero no de esos te amos puros y falsos, sino te amos crueles y tóxicos, haría estremecerte tocando los botones de tu blusa arrugada en el suelo, saltando de botón en botón, apretando suavemente tus brazos para que te quedaran ligeramente marcados mis dedos, te pondría tumbada mirando al techo de la habitación, con las piernas juntas y rallaría mi lengua contra la parte rasurada de tu vello púbico para que los trocitos de mi lengua fueran miles de pequeñas lenguas que caerían hacia abajo dentro de tu coño, entonces en ese momento en el cual permanecieras extasiada, te pediría que te durmieras para que el orgasmo lo tuvieras en un sueño y así al despertar seguir follándote.

1 comentario :

  1. sobreexponme.... jajaja... te echo de menos!!!

    ResponderEliminar