miércoles, 12 de abril de 2017

Y si la poesía fuera líquida, y si pudiésemos respirar debajo de ella



Vengo de donde tus lágrimas hacen estremecerse al mismísimo océano, del lugar donde los relámpagos le tienen envidia al reflejo de tus ojos, vengo de donde las rejillas sucias de las alcantarillas hacen florecer la edad de la vanidad, de detrás de los sueños de la masculinidad donde se desgarra un triste amor. Al fin y al cabo tu bombardeaste mi pasado, al fin y al cabo tu rompiste todas las páginas de mi mente, y no, no, no,

Y por mi lengua pasaban sólo trenes nocturno



Una vez fui raíl y por mi lengua pasaban sólo trenes nocturno, una vez fui toda esa bisutería barata que llevan las viejas antes de morirse, una vez gritaba sumergido bajo la luz cenital del escenario y era impermeable a la lluvia y al ruido, rasgado por mis propias pieles muertas, ocultándome del sueño. Hasta que te conocí. Dame a través de las pastillas las palabras correctas que estoy buscando, esta jodida zorra perfecta hace que escuche los pájaros azules cantar de una forma antes inimaginable. Y la próxima vez que nos veamos seremos mas fuertes, con armas mas afiladas y corazas mas duras, ¿Lo quieres mío o lo quieres tuyo? ¿Una para ti o una para mí? Estos zapatos que han recibido sólo tierra se rebelan ante los nuevos caminos. Déjame ayudarte a ser mas terrible, mas letal, dime algo que me facilite la tarea, es una para mí y otra para ti, una corta y la otra trocea. Nunca hemos sido un día cualquiera. Uno honesto y el otro sólo malas noticias. Uno blues y el otro sólo politono de los noventas. Y no tienes porque quedarte, y no tienes porque decirlo, y no tienes que ser valiente, y no tienes porque ser la elección correcta. Todo el infierno se llevó las manos a la cabeza cuando te conocí, e hicimos el lago tan grande como el territorio nos dejó. Dime algo que tenga significado. Todo lo que permitimos es lo que hemos elegido desde las estepas en calma hasta los altos y furiosos acantilados.

domingo, 22 de enero de 2017

Carta abierta a un amigo liberal



Querido Daniel Brígido, solo tú puedes entenderlo, esta epidemia miserable de decadencia que infesta al mundo que nos rodea me entusiasma cual niño chico la noche antes de Navidad. No hemos aprendido nada de las devastaciones cíclicas repetidas una y otra vez a lo largo de la historia, adoro esa terquedad y estupidez licuescente de autoaversión que tiene la raza humana, algunos imbéciles que conozco han empezado a tener miedo y no son capaces de darse cuenta que ellos han sido cómplices de vivir en la comodidad de esta ruleta rusa llamada democracia metiendo las balas en urnas electorales, he visto gangrenas y abscesos escrotales más limpios que bocas de muchos políticos socarrones, adoro que mis lapos inunden esa idiocia electoral.

Sabes mejor que nadie que soy un sádico con buena sonrisa y buen gusto para la belleza, las marcas de mi piel pueden atestiguarlo, es por ello que estos días donde todo se va a la puta mierda es cuando mejor me lo paso, recuerdo cuando disfrutábamos en el instituto estudiando la decadencia seminal del vejestorio demente Napoleón, la caída del imperio romano, o todos esos incestuosos dictadores con tendencia a las autopoluciones nocturnas, esas incontinentes bestezuelas siguen dirigiendo países a troche y moche, recuerdo cuando blasfemábamos juntos sobre la decadente París o Roma y nos jactábamos colgándonos la medalla de haber vivido y contribuido con la decadencia de Barcelona, pero este viento fresco de lasciva mierda monacal disfrazado de jarana ha acabado produciéndome lágrimas de arcadas, ya he comprado con hosca resignación las entradas para ver el final de todo esto en el palco real, esa será nuestra última trinchera.

Si supieran que tengo en la despensa una colección de venenos extraídos de los animales y plantas más mortíferos del planeta… eso sí que es tener poder y no esas agusanadas pústulas llamadas fronteras.

Atentamente tu buen amigo Sie Kikinshka
21 de Enero de 2017, Sabadell.

Lo único que tenías que hacer era decir algo, lo que fuera



Aún en mi pensamiento sigues bañándote desnuda en la orilla del gatillo de mi rifle, aún en mi memoria siguen habiendo sesos tuyos con purpurina esparcidos por toda mi cama, en mi cabeza aún sigues recordándome que amarte fue escribir mi epitafio. Recuerdo la curtiduría en la cual hicieron tus pestañas de cuero, recuerdo como te calzaste mis párpados de látex, recordar esa olor hace que me duela la cabeza.

Hay una columna vertebral sobre ella un prisma proyecta un arcoíris en la base de tu cuello allí donde un lobo moribundo se desangra, es fácil acordarse de lo que has abusado, es fácil quitar el pintalabios a besos. Hay que cuidar muy bien a según que animales venenosos al fin y al cabo de ellos se extrae el antídoto de su propio veneno.

Tus manos como paredes de fusilamiento



El caos es la solución más simple a los problemas cotidianos, domesticar el caos, follárselo es la única manera de perdonar nuestros propios pecados, de cerrar las fronteras a nuestros propios demonios, ese es el mayor crimen y la más sincera salvación. Tu te hiciste guerra como esa chica buena que eres y tus manos como paredes de fusilamiento me acariciaron, devolviéndome un poco de paz.

Cuerpos cavernosos y otro amor de hombre orquesta



Mientras los niños duermen y las plantas híbridas nos observan… se nos revela la palabra que una vez pronunciamos de un modo impronunciable, y me miras y te miro del mismo modo puro con el que a través de un proceso osmótico conseguimos del odio nuestro amor. Cierra los ojos piensa en Santa Fe. De alguna manera hemos construido una muralla de arrecifes con esos atardeceres y amaneceres que vivimos juntos, de alguna manera hemos conseguido construir una barrera infranqueable con los huesos de aquellos que intentaron salvar nuestras almas.