lunes, 28 de diciembre de 2015

Aclimatándose a la resignación



Habla en nombre de las cosas que arrebataron tu sonrisa y mantuvieron tus piernas abiertas por amor, tu padre estaría orgulloso, osos de golosina hidratadas con alcohol para terminar la fiesta, templos y civilizaciones prohibiéndonos enorgulleciéndonos de la obsesión, me gustas demasiado como para darte un arco y una flecha, demuestra tu mejor tiro malgasta tu tiempo jugando a matar, hazlo sentir vivo bajo la piel estremeciéndose entre tanta sangre y hueso, al fin y al cabo el dolor es como los animales enjaulados aclimatándose a la resignación. Esos animales químicos, esos ciervos almizcleros, esos karambit afilados arrimándose a tu piel.

No hay comentarios :

Publicar un comentario