viernes, 3 de julio de 2009

Y que de mi rareza nazca el motivo para ser feliz!





Oh maldita normalidad constrictora!

Me juzgan sin conocerme como abuelitas de noches de champagne, me matan con los trapicheos entibiados entre dientes del populacho, me lanzan pirañas decantadas y paradojas gitanas, descamadas contrasentidos en no admitir. Ese es mi día a día y creo que estoy empachado, mis contestadores elitistas saturados de contener las mismas siestas, las mismas frases, creo que necesito un Silicon Valley o un Apocalipsis Now o un dentista autoasistido para que me provoque lagrimas de placer y autosuicidio. Es por eso que voy a poner el punto equilibrista de un punto y coma en sus malditos prejuicios reprochables y primitivos para azotarles con la vara prestidigitadora de girasoles y tirarles un pomelo para que despierten de su estúpida ignorante normalidad.

Mi vida no es un jardín de púber con relajantes musculares, cada día mi peinado se transforma en una excedra de miradas risorias en el mongólico autobús, me levanto entre medio de ensaimadas con corazón de acantilados y medicamentos de caligüela, camino por la calle sin que nadie quite su mirada de mis tumbas personajísticas… Manuela si hasta los de gran hermano, por dios, hasta los de gran hermano, no doy abasto mi colera, las reglas y las destituciones oprimen mi pecho como si de un yogurt se tratase!

Creo que estoy harto de que me miren sin permiso, de tener solo conocidos de serrín, paja y ceniza, de las tardes semiLCDizadas, todo esto ya me sobrepasa!!! Que queréis que haga malditos bastardos que cambie? Que sea como vosotros? soy raro y que de mi rareza nazca el motivo para ser feliz!

4 comentarios :

  1. caray había dejado un comentario pero me lo borro porque no había puesto el mail, malisimo jajaj

    En fin que esas miradas solo te dejen pensar en que con o sin ellas vos tenes ganas de estar feliz.
    Y lo digo, otra vez, ellos son los raros, los que no saben ver más allá de su individual y egoísta forma.
    En fin te dejo un beso

    ResponderEliminar
  2. debí suponer que alguien como tu escucharia esa canción (perlas ensangrentadas)que tanto odio. eres como mi yang, pero en su versión mas malvada.aunque he de admitir que te quiero.

    ResponderEliminar
  3. Aaaah, rareza especial, que invoco desde el pequeñito bunker en el que habito, Xtian. Con pepinillos y perfumadas especias preparo una ensalada y un guiso en tu nombre. Wierdersheiminiano potaje de la felicidad.
    En tu nombre.

    ResponderEliminar
  4. Oye, Andrés, como puede un yogurt oprimirte el pecho?

    Saludos y piñatas.

    ResponderEliminar