martes, 23 de agosto de 2011

Exégesis del cáliz paraguas



Hoy volaremos a un estado neural indisoluble a una mentalidad pulmonar de abrumadas lágrimas y haches desn/mudas, de recuerdos y sueños, voy a condicionar tu torpeza para que descubras que la inspiración y la muerte son gemelas, que no hay miedos, ni perdón, que los recuerdos son sólo historias adulteradas de brujas, hoy metabolizarás el sexo y expiarás la culpa de tu síndrome de incontinencia sentimental, voy a ser ese oleaje de cuchillos que viene y va en tu nariz vaginal, te mantendrás inerte ante lo que voy a injertarte en la camposanto de tu mente porque eres insomnio purificado en agua bendecida, no te rindas ante la vida, el hueso está forzando lo ortopédico de tu cansancio, no desfallezcas, no ahora, quédate porque voy a enseñarte a usar paraguas, no me refiero a esos de cuando llueve o hace sol sino a los paraguas de todo aquello que te atormenta.

No hay comentarios :

Publicar un comentario