sábado, 10 de septiembre de 2016

Islas desaparecidas



Los cuerpos corren, la sangre corre, las bandas callejeras disparan en el patio trasero de tu nuca, sangre fría de cuerpos calientes. Oigo las voces pronunciadas por disparos y el estómago de mi cama nos devora, fríos e inertes caemos a un letargo de amor cálido y húmedo haciendo que los líquenes y los musgos nos entrelacen las manos, y mientras la luz del trópico cruza nuestros cuerpos las golondrinas observan como nuestros ojos se hunden en nuestros cráneos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario