jueves, 8 de noviembre de 2012

Error de telegrafía



Atemorizar como verbo de asimilar el fracaso, escarcha de semen mañanera como parábola del amor, hoy toca contratar a nuestros corazones de plañideras, hoy toca amputarnos las piernas y esperar a que germinen, quedo a tu disposición para tu liofilizado amor, seguiré con el agua al cuello y sodomizando la marisma que dejaste debajo de mi cama, dile a tu papá que olvide lo de esta noche, que sermonee a otro, yo sólo dejé que lo indebido fuera constante vital en aquel preciso instante en el que ni tu ni yo supimos como detenerlo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario