lunes, 3 de noviembre de 2014

Caderas marcando la X y rumbos nulos



Es difícil no sentir la noche, no saberla amar, faltan algunos días para la luna llena y Bizet me ayuda a calmar el mono, tengo la suerte de tener una terraza con cactus que da a una ventana donde siempre se ve una cama vacía, esa es la metáfora de lo que soy cuando estoy en Sevilla, y lo mejor de todo sólo yo sé donde hay una dama de noche enorme a la cual acudir para recordarte, pero sabes que por encima de todo esto; colmillos y huesos de cadera marcando X y rumbos nulos, puedes estar tranquila sigo amándote.

Amo la vida bohemia en Sevilla, los borrachos de la Alameda, el cielo de noche, el calor insoportable, amo lo rancio de Sevilla, escribir, pasear, el olor a flores en Sevilla, amo las inesperadas habitaciones ajenas, las gargantillas, y las luces cálidas...

No hay comentarios :

Publicar un comentario