jueves, 30 de julio de 2015

Demersal



Si mis remordimientos bebieran mi sangre se alegrarían de verte. Dijiste; tranquilo, seguiremos como amigos… Si estuviese asustado lo haría, si fuese puro sabes que lo haría. El cazador sigue paralizado por el veneno convulsionando en el suelo recordando el paso en falso mientras en su interior toda su sangre se coagula. Si estuviese desecho lo haría, si fuera tuyo sabes que lo haría. Mi mente se oculta en las sombras de la tormenta abriendo los ventanales para invocar a las corrientes de aire. Prefiero estar sólo pero las cuatro patas de mi cama siguen apoyadas sobre tu espina dorsal.

No hay comentarios :

Publicar un comentario