miércoles, 2 de marzo de 2016

Acariciar el perdón



Sé que estoy jugando con un dios joven que tiene miedo de ver la guerra morir, labios asesinos ocultos en el ADN de los soldados de la duda, es la biblia del cuerdo más fiero ante la indefensión del débil más loco; intercambios de fluidos, sangre y mantras difíciles de entender, cuando robas las flores y recuentas los pétalos desalojados , y ni es justo, ni es verídico, crueldad hasta en la tumba, arruinando los fusiles enfrente de los arrodillados, he escupido en mis días felices, he esperado que las ratas caben un túnel en mi estómago para escapar de tus llamas, a veces pienso que no puedo seguir pero entonces escucho una voz que me ayuda a olvidar y me acaricia el perdón…

No hay comentarios :

Publicar un comentario