domingo, 27 de marzo de 2016

Presas



Amo las grietas de la presa de tu desdicha, esas grietas que respiran la catástrofe aguantando la inmensidad de la presión, arrancamos la fruta cara con cara, noche con noche, pero ahora eres mía, hasta el final, y yo; un simple ciervo en la ecuación de tu arco, tu boca y tu flecha.

No hay comentarios :

Publicar un comentario